Está Escuchando

Cargando...Cargando...

La Ley y La Gracia

Septiembre 25, 2017

Con cierta frecuencia, el pueblo de Dios encuentra una gran dificultad en mantener el balance entre verdades bíblicas que nosotros colocamos en polos opuestos, pero que Dios coloca una al lado de la otra. Recientemente leí un artículo donde el autor hacía una comparación entre tres posibles (y únicos) enfoques a la hora de enseñar: la predicación de la gracia del evangelio, el libertinaje, y el legalismo. Si lo presentamos de esa manera, el único tipo de predicación que tiene sentido bíblico es la predicación de la gracia del evangelio. El problema está en que el libertinaje es una distorsión del uso de la ley, como también lo es el legalismo. Ahora bien, la gracia solo representa uno de los atributos de Dios, y por tanto la predicación exclusiva de la gracia nos da una idea incompleta y desbalanceada del carácter de Dios.

Estoy convencido de que hay otro camino. El argumento que vengo sosteniendo es que el creyente necesita conocer el carácter de Dios como está revelado por Él mismo en su Palabra. Esto requerirá una dosis de predicación tanto de la ley como de la gracia. La ley de Dios representa Su carácter santo, y no hay manera de que la predicación del carácter santo de Dios pueda pasar desapercibida sin que la vida del creyente sufra significativamente. Por otro lado, la gracia es otra expresión de Su carácter, que alcanzó su mayor expresión en la cruz. Pero lo que demandó la cruz fue la santidad del carácter de Dios. Sin esa santidad, la cruz no hubiese sido necesaria. Leamos cómo lo expresó Pablo en esta porción de la carta a los Romanos (3:23-26):

“Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por su sangre a través de la fe, como demostración de su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente, para demostrar en este tiempo su justicia, a fin de que El sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús”.

Dios Padre llevó al Hijo a la cruz para no dejar su justicia incumplida y su santidad sin vindicar. La cruz no es solo una expresión de su gracia: es también una expresión de su justicia. Cuando Cristo fue clavado en aquel madero, su gracia puso en despliegue su amor incondicional por los pecadores, y su justicia proclamó el compromiso de Dios consigo mismo de mantener en alto su santidad.

Aun con la presencia del Espíritu Santo en nosotros, después de Génesis 3 y de este lado de la eternidad, necesitamos un recordatorio continuo de aquello que complace o no a nuestro Dios y esto lo hace la ley de Dios (ver los tres usos de la ley de Dios mas abajo).

Por otro lado, la gracia me ayuda a no sentirme aplastado por el peso de la santidad de Dios cuando peco, sobre todo después de haber creído y después de tener la iluminación de su Espíritu. De manera que yo necesito una dosis importante de gracia para caminar saludablemente; pero necesito una dosis igualmente importante de la ley para caminar santamente.

Predicando la ley

Como decíamos al principio, el pueblo de Dios tiende a mover el péndulo hacia un lado o hacia el otro, y raramente lo deja en el medio. Si bien en años pasados el legalismo fue ampliamente confundido con santidad de vida (“no hagas”, “no digas”, “no toques”, “no veas”), hoy en día lo que vemos es una despreocupación por la ley de Dios y un sobre énfasis en la predicación de la gracia, a expensas de la ley.

   Si no entiendo la ley, no apreciaré la gracia.

   Si desprecio su ley, abarataré su gracia.

   El ignorar su ley convierte la ley de la libertad (Stg. 1:25) en libertinaje.

Esta tendencia es evidente en las iglesias en Latinoamérica. De hecho, está en el ADN del “evangelio de la prosperidad” el predicar las promesas y bendiciones de Dios, sin predicar las demandas de la ley de Dios.

Por qué no predicar la ley

He podido observar que hay tres tipos de personas que se sienten inclinados a predicar solo la gracia sin el debido lugar de la ley:

            a) Personas con un trasfondo de rebeldía, pero criadas en un hogar cristiano donde hubo mucha ley y poca gracia. Al encontrarse con la gracia de Dios, malentienden que la causa de su rebelión fue la ley y no la ausencia de balance.

              b) Personas altamente emocionales, que desean “revolcarse” en la gracia de Dios para sentirse livianos cada vez que sus emociones los llevan a pecar. De esa manera minimizan la gravedad de sus transgresiones y viven sin ningún cargo de conciencia a pesar de su vida de desobediencia.

           c) Personas que no han entendido el rol de la ley de Dios en la vida del creyente. Los reformadores y aun los puritanos entendieron cuán saludable es la presencia de la ley en nuestras vidas como una manera de proveer una cauce para nuestras emociones caídas y el pecado remanente. Las aguas de un río causan mucho daño cuando se salen de su cause, y lo mismo ocurre con nuestras emociones.

El tercer uso de la ley

Los reformadores estuvieron de acuerdo en que la ley tenía diversos propósitos. La ley en primer lugar tiene un “uso civil” para restringir el pecado en la sociedad. Dios reveló su ley natural a través de la revelación general que dio al hombre e inscribió esa ley en nuestros corazones como revela Rom.2).

Un segundo uso sería,  el pedagógico. Esto quiere decir que la ley sirve para poner de manifiesto el pecado y así  acusa a los pecadores, mostrándole cuánto se han apartado de la ley moral, y así hallar el camino para el evangelio.

El tercer uso de la ley tiene su efecto en aquellos que están en Cristo. Aquí la ley nos muestra lo que complace a nuestro Dios y lo que no lo complace. Este último uso es para aquellos que ya han nacido de Nuevo. A los creyentes se nos ha dado una nueva habilidad para guardar la ley que no existía antes de la venida de nuestro Señor y la morada del Espíritu en nosotros. Juan nos enseña de esto en 1 Juan 3:24: “El que guarda sus mandamientos permanece en El y Dios en él. Y en esto sabemos que El permanece en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado”.

En un sentido, esto no es tan diferente a lo que había sucedido en el Antiguo Testamento. Dios redimió a su pueblo de la mano de Egipto (Éx. 19), y luego le da la ley (Éx. 20). Primero gracia y luego ley. Dios no le dio la ley para que si ellos la guardaban serían liberados de Faraón. ¡No! Ellos no podían cumplir la ley perfectamente. Pero si necesitaban alguna motivación para guardar la ley, no sería el que serían salvados de Egipto, sino el agradecimiento por haber sido sacados del cautiverio.

Entonces, no tratamos de obedecer su ley para salvación. Esto nunca ha sido una posibilidad, porque por medio de la ley ningún hombre es justificado (Ro. 3:20). La obediencia a la ley de Dios debe ser una respuesta natural del creyente que ama a su Dios… “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos”, (Jn. 14:15). El salmista entendió esto perfectamente bien cuando exclamó, “¡Cuánto amo tu ley!” (Sal. 119:97). Y Pablo afirmó el mismo principio al decir, “Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios”, (Ro. 7:22). Ni el salmista en el Antiguo Testamento, ni Pablo en el Nuevo, minimizaron el rol de la ley; antes bien, la amaron. Esta es una manera de honrar la santidad del Dios que dio a su Hijo en una cruz para el perdón de mis pecados y la salvación de mi alma.

Picture

El hecho de que la salvación sea segura para el que realmente la tiene de ningún modo debe llevar al creyente al descuido y la pereza, porque el pecado todavía mora en nosotros; y no como una bomba desactivada o un volcán extinguido. Como hemos dicho muchas veces, el pecado ha dejado de ser nuestro rey, pero sigue siendo nuestro enemigo, y su meta es llevarnos a lo peor; esa es la lección del apóstol Pablo en Romanos 6, así como en 7:14-25, por sólo citar algunos.

Octavio Winslow dice al respecto que en todos nosotros hay una tendencia “secreta, perpetua y alarmante de alejarnos de Dios”. Y si esa tendencia no es vigilada y mantenida a raya, puede apartarnos sutilmente de nuestra comunión íntima con Él y causar serios daños a nuestra vida espiritual. “Tal desvío – sigue diciendo Winslow – devora al alma de su vigor, de su fuerza, de su energía espiritual; e incapacita al creyente, por un lado, para servir, amar, obedecer y deleitarse en Dios; y por otro lado, para resistir las tentaciones de la carne, el mundo y Satanás”.

Noten que aquí no estamos hablando de un pecado en particular. Nos referimos, más bien, a un estado de deterioro en el que las gracias que Cristo ha implantado en nosotros, tales como la fe, el amor, el gozo, la esperanza, la mansedumbre, se encuentran en franco decaimiento; es un estado en el que nuestra comunión con Dios ha descendido a su mínima expresión.

Y lo terrible de esta condición es que comienza de una manera sutil, secreta, imperceptible para las personas que nos rodean, y a veces hasta para nosotros mismos. En lo que respecta a la conducta externa, éste creyente no se distingue de los demás hermanos de la Iglesia. Pero su alma se encuentra en un franco y abierto deterioro espiritual. No hay vigor en su fe, no hay incremento en su amor, no experimenta el gozo de saberse perdonado y de pertenecer a Cristo, ni el gozo de la obediencia; no vive amparado en la esperanza, no manifiesta humildad y mansedumbre; y su comunión con Dios es rígida, externa, ritualista.

Y nos preguntamos, ¿cómo es posible que un verdadero creyente caiga en un estado espiritual tan penoso? Antes de responder esta pregunta, permítanme corregir un concepto equivocado que muchos tienen al evaluar el estado de su vida espiritual. Algunos creyentes se dan cuenta que algo no anda bien en su vida cristiana, que su piedad y su relación con Dios han decaído, lo mismo que su servicio en el reino. Pero al querer encontrar la causa de su deterioro caen en lo que podemos llamar el síndrome adámico. ¿Qué hizo Adán cuando Dios lo confrontó con su pecado? Le echó la culpa a su mujer. Y ¿qué hizo la mujer? Echarle la culpa a Satanás. Todos son culpables de mi desgracia, menos yo.

Sin embargo, según la evaluación divina en Génesis 3, cada uno fue responsable de su pecado y cada uno recibió la consecuencia de sus actos. Querido hermano, querida hermana, ninguna causa externa a ti puede ser responsable de tu decadencia espiritual. Ese mal comenzó en tu corazón y se desarrolló en tu corazón (comp. Mt. 15:17-20).

Si quieres encontrar a quien echarle la culpa de tu condición seguramente lo vas a encontrar, pero no vas a solucionar tu problema. Puede que al principio te haga sentir mejor contigo mismo, pero la fuente de tu decadencia seguirá produciendo productos tóxicos que no te permitirán salir del estado en que estás.

Y, por supuesto, cuando achacamos la culpa de nuestro mal a una causa equivocada, inevitablemente vamos a llegar a una solución equivocada. Es por eso que muchas personas cifran la esperanza de su mejoría en un cambio de circunstancia: “Un cambio de aire me vendrá bien; tal vez si cambio de amistades, o de iglesia, o de trabajo, incluso de país, puede que mi situación mejore”.

Pero si entendemos que el mal radica en nuestro propio corazón, entonces podremos aplicar la medicina apropiada en el lugar apropiado. ¿Cuál es, entonces, la verdadera causa de la decadencia espiritual? Hablaré un poco acerca de esto en la próxima entrada, si el Señor lo permite.


© Por Sugel Michelén. Todo pensamiento cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

Nosotros

  • Somos un equipo de siervos del Señor Jesucristo comprometidos con el cumplimiento del Decreto Supremo de llevar su evangelio a todas las naciones (Mateo 28:19), y el de proveer capacitación, preparación y entrenamiento a su pueblo escogido, la iglesia, con una selección de mensajes, estudios y reflexiones que serán de bendición para el cuerpo del Señor. 

Tweets

Contáctanos

Calle Managua 193 Sta. Patricia La Molina
Lima, Lima Lima12
Peru
+51 996184494
Mobile: +51 996184494
www.radiofielyverdadero.net

Nuestra Misión

  •  

    Llevar el Evangelio del Señor Jesús El Cristo a todas las naciones, y proveer de capacitación a su pueblo escogido, La Iglesia. "

     

    Internet Radio